Y yo, he aquí que yo traigo un diluvio de aguas sobre la tierra, para destruir toda carne en que haya espíritu de vida debajo del cielo; todo lo que hay en la tierra morirá. Génesis 6:17

Las causas del Diluvio (Génesis 6)

La Biblia habla del Diluvio como un juicio de Dios debido a la maldad en la tierra. ¿Pero cuáles fueron las razones que provocaron que Dios trajera el Diluvio sobre la tierra para destruir la mayoría de la humanidad? Antes de ver las causas, veamos qué Dios vio antes del Diluvio.

Lo que Dios vio: el contraste de dos visiones

En Génesis 6 hay dos declaraciones contrastantes al comienzo de la historia. Uno es:

"5 Y vio Jehová que la maldad de los hombres era mucha en la tierra".
Aquí Moisés viene estableciendo explícitamente la relación entre el diluvio y la maldad prevaleciente entre los hombres. Moisés quiere que entendamos sus palabras literalmente cuando nos dice que la depravación era universal. Cómo llegó a tal degeneración no lo podemos concebir. No está registrado en alguna parte, salvo en estas palabras,
"6 Y se arrepintió Jehová de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón".
Su dolor fue tanto que Dios decidió traer juicio y sentencia sobre ellos. Debemos entender si la violencia se generalizara lo suficiente, cubriría a toda la humanidad y por ende la humanidad estaba en peligro de extinción. Ya no habría propósito en salvar a la humanidad porque se autodestruirá antes de que se pudiera salvar de la muerte.

La otra declaración es:

"8 Pero Noé halló gracia ante los ojos de Jehová".
Esto nos recuerda que
"Y no hay cosa creada que no sea manifiesta en su presencia; antes bien todas las cosas están desnudas y abiertas a los ojos de aquel a quien tenemos que dar cuenta" (Hebreos 4:13).
Dios lo ve todo y actúa según lo que ve.
"Porque los ojos de Jehová contemplan toda la tierra, para mostrar su poder a favor de los que tienen corazón perfecto para con él." (2 Crónicas 16: 9).
Y Dios contempló el mundo y encontró a Noé y Noé encontró gracia porque el ojo inquebrantable de Dios observó que Noé no era como las demás personas. Noé claramente entendió que la fe, que nos lleva a obedecer, es el requisito de la salvación. Dios preservó a una familia para perpetuar la raza y conservó el registro del Diluvio para actuar como advertencia para las generaciones futuras. Y más aún, Dios manifestó su paciencia pues la lluvia no llegaría inesperadamente. Dios designó a Noé para que predicara arrepentimiento ante el castigo venidero por ciento veinte años, tiempo suficiente para que el aviso del juicio inminente circulara entre la humanidad.

Noé fue un tipo o precursor de Jesucristo. Interesantemente Génesis 7 señala que Dios encerró a la humanidad en la persona de Noé, Noé fue encerrado en el arca, no salió del arca hasta que se le permitió salir del arca y así él salvó a la humanidad. Noé se convirtió en la esperanza de la humanidad ante la destrucción del diluvio y en Noé la humanidad pasó de la muerte segura a un nuevo mundo y a una nueva vida. Así igual, Cristo fue encerrado en la tumba después de su muerte y Cristo encerró a la humanidad en sí mismo (Isaías 53). Cristo se convirtió en la esperanza de la humanidad después de su resurrección pues pasamos de la muerte segura a un nuevo mundo y a una nueva vida.

1 - Uniones ilícitas - Yugo desigual entre creyentes y los no-creyentes

1 Aconteció que cuando comenzaron los hombres a multiplicarse sobre la faz de la tierra y les nacieron hijas, 2 al ver los hijos de Dios que las hijas de los hombres eran hermosas tomaron para sí mujeres, escogiendo entre todas.

El pecado que dio lugar al juicio fue el pecado de los matrimonios mixtos entre personas piadosas y los impíos. Forerunner Commentary [1] propone que, con el tiempo, los hombres empezaron a excluir a Dios de sus vidas, se casaron con mujeres de poco carácter y sus descendientes fueron poderosos y malévolos; todos sus planes eran corruptos. Por corrupción entendemos "alteración de la forma o estructura de algo" [2] o "echar a perder, depravar, dañar o pudrir algo" [3]. Si unimos estas ideas, entendemos que el pecado llegó a alterar tanto el pensar de los hombres que se echó a perder el carácter noble de la humanidad; se pudrió la imagen de Dios en los hombres. Llegó el momento que la violencia era un estilo de vida; tanto que Dios tuvo que intervenir drásticamente.

Para Matthew Henry [4] en su libro "Matthew Henry's Complete Commentary on the Bible" Dios vio mal el matrimonio entre los "hijos de Dios", es decir los descendientes de Set, con las "hijas de los hombres", es decir los descendientes de Caín. Los hijos de Set debieron haberse mantenido apartados de las hijas de pecado con el doble propósito de conservar su pureza y en rechazo a la apostasía ya presente.

Ante esta situación, ¿cuál fue la reacción de Dios a estas uniones?

3 Entonces dijo Jehová: "No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; pero vivirá ciento veinte años." 4 Había gigantes en la tierra en aquellos días, y también después que se llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres y les engendraron hijos. Éstos fueron los hombres valientes que desde la antigüedad alcanzaron renombre.

El yugo desigual entre creyentes y no-creyentes continuó a través de los siglos y así se desviaban los creyentes de los propósitos divinos. Siglos más tarde, Abraham no permitió que Isaac tomara esposa de las hijas de los Cananeos (naciones no-creyentes), sino que le encargó a su siervo Eliezer que buscara esposa para Isaac de la parentela de Abraham según Génesis 24:2-4.

2 Y dijo Abraham á un criado suyo, el más viejo de su casa, que era el que gobernaba en todo lo que tenía: Pon ahora tu mano debajo de mi muslo, 3 Y te juramentaré por Jehová, Dios de los cielos y Dios de la tierra, que no has de tomar mujer para mi hijo de las hijas de los Cananeos, entre los cuales yo habito; 4 Sino que irás á mi tierra y á mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac.

Moisés repite este mensaje explícitamente en Deuteronomio 7:1-4 al pueblo de Israel ante de Israel entrar y poseer la tierra de Canaán:

1 Cuando Jehová tu Dios te hubiere introducido en la tierra en la cual tú has de entrar para poseerla, y hubiere echado de delante de ti muchas gentes, al Hetheo, al Gergeseo, y al Amorrheo, y al Cananeo, y al Pherezeo, y al Heveo, y al Jebuseo, siete naciones mayores y más fuertes que tú; 2 Y Jehová tu Dios las hubiere entregado delante de ti, y las hirieres, del todo las destruirás: no harás con ellos alianza, ni las tomarás á merced. 3 Y no emparentarás con ellos: no darás tu hija á su hijo, ni tomarás á su hija para tu hijo. 4 Porque desviará á tu hijo de en pos de mí, y servirán á dioses ajenos; y el furor de Jehová se encenderá sobre vosotros, y te destruirá presto.

Josué repite la advertencia 23:12,13 al pueblo de Israel al Josué despedirse como líder de la nación:

12 Porque si os apartareis, y os uniereis a lo que resta de estas naciones que han quedado con vosotros, y si concertareis con ellas matrimonios, mezclándoos con ellas, y ellas con vosotros, 13 sabed que Jehová vuestro Dios no arrojará más a estas naciones delante de vosotros, sino que os serán por lazo, por tropiezo, por azote para vuestros costados y por espinas para vuestros ojos, hasta que perezcáis de esta buena tierra que Jehová vuestro Dios os ha dado.

¿Por qué se repite tanto este concepto? El peligro del "yugo desigual" es que el creyente queda en riesgo de extraviarse de los caminos de Dios por adoptar los caminos de la perdición. Cerca de 3,500 años después del llamado a Noé, Pablo en 2 de Corintios 6:14-16 sigue postulando el peligro del yugo desigual.

14 No os unáis en yugo desigual con los incrédulos; porque ¿qué compañerismo tiene la justicia con la injusticia? ¿Y qué comunión la luz con las tinieblas? 15 ¿Y qué concordia Cristo con Belial? ¿O qué parte el creyente con el incrédulo? 16 ¿Y qué acuerdo hay entre el templo de Dios y los ídolos? Porque vosotros sois el templo del Dios viviente, como Dios dijo: Habitaré y andaré entre ellos, Y seré su Dios, Y ellos serán mi pueblo. 17 Por lo cual, Salid de en medio de ellos, y apartaos, dice el Señor, Y no toquéis lo inmundo; Y yo os recibiré, 18 Y seré para vosotros por Padre, Y vosotros me seréis hijos e hijas, dice el Señor Todopoderoso.

¿Y que de los gigantes? Tanto Gill [5], Matthew Poole [6] como Adam Clarke [7] en sus comentarios bíblicos respectivos explican de dónde venían los "gigantes". Para Gill los gigantes eran los descendientes no inmediatos de Set con las descendientes no inmediatas de Caín. Matthew Poole añade que eran hombres de gran fuerza y fortaleza, los cuales oprimían de manera tiránica a las demás personas. Adam Clarke describe a estas personas como aquellos que habían apostado de la religión verdadera enseñada por Adán.

2 - La sociedad se corrompió moralmente

Génesis 6:5 Y vió Jehová que la malicia de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal.

El verso identifica dos condiciones simultáneas que provoca el juico de Dios contra la humanidad: la malicia que provoca corrupción y la violencia.

Si por "malicia" entendemos "Tendencia a pensar mal de los demás" [8] e "Interpretación siniestra y maliciosa, propensión a pensar mal" [9] aunque parece increíble podemos interpretar que Moisés quiso decir que toda la humanidad tenía tendencia a pensar mal de las demás personas en su trato cotidiano. Esta manera de pensar corrompió la imagen de Dios con la cual Dios creó a los hombres.

¿Cómo se corrompió la imagen de Dios en los hombres? Con respecto a la corrupción, Benson [10] propone que los hombres dejaron de adorar a Dios como él pide y considera que eran politeístas y posiblemente usaban imágenes en su adoración. Se pecaba abiertamente contra Dios impunemente, sin vergüenza de hacerlo y con bragado.

Henry [11], en su comentario bíblico comparte la idea de Benson que los hombres corrompieron la adoración a Dios. Henry toma la imagen de un riachuelo que fluye con agua y lo compara la maldad de los hombres como corrientes, anchas y profundas, de pecado que fluyen en la vida diaria de los hombres. Génesis parece implicar que la humanidad corrompió su conducta y su maldad abarcó toda la tierra. No se especifica cómo se manifestó dicha maldad, pero fuera lo que fuera, la perversidad de los hombres colmó la paciencia de Dios lo cual provocó la decisión de Dios de destruir la humanidad mediante un diluvio global.

Por su parte, Gill [12] considera que los hombres corrompieron la adoración a Dios al alterar los elementos legítimos para adorar a Dios; adorando a lo creado e ignorando al Dios Creador. Inclusive, para Gill la fornicación y el adulterio era la norma entre los hombres; y el carácter de los hombres los llevó a pecar contra Dos y contra los hombres donde se pecaba abiertamente contra Dios.

3 - La tierra se llenó de violencia

Génesis 6:11 Y se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia.

Si "violencia" significa "Acción de utilizar la fuerza y la intimidación para conseguir algo" [13] o "Acción violenta o contra el natural modo de proceder." [14], entonces Moisés quiso decir que los hombres por toda la Tierra utilizaban la fuera o intimidación para conseguir sus intereses personales por encima del natural modo de proceder.

Este pensamiento coincide con el comentario bíblico de Jamieson-Fausset-Brown [15] y el comentario bíblico de Benson [16]. Tanto Benson como Jamieson-Fausset-Brown postulan la ausencia de un gobierno regulado; por consiguiente, la propiedad, el bienestar y vidas de las personas no eran seguras. Según Jamieson-Fausset-Brown, los hombres hacían según querían lo que traía destrucción y miseria a todos. Benson por su parte considera que la sociedad pecaba de manera abiertamente, sin vergüenza de su pecado, persistían en su rebelión contra su Creador y sin el menor temor de Dios.

Henry y Ellicot también proponen como era la violencia en el mundo pre diluviano. Para Henry [17] la violencia consistía en la abundancia de asesinatos, violaciones sexuales y rapiña de propiedades. Henry considera que la maldad es la vergüenza de la humanidad y es la ruina de la sociedad humana; quítales la conciencia y el temor de Dios a los hombres, y ellos se convierten en bestias y demonios entre ellos mismos. Analizando la violencia que prevaleció antes del Diluvio, según Ellicott en su comentario bíblico [18], la situación era tan maldita que dondequiera que la violencia del hombre se había extendido, su casa, las obras, las ciudades, su tierra labrada, tenían que ser barridas. Por esta razón Dios tuvo que intervenir contra la humanidad. No había otra alternativa.

4 - La sociedad se olvidó de Dios

Esta cuarta razon no la da Moisés, la el Mesías mismo en Mateo 24:37 al 39 y dice así:

37 Mas como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre. 38 Porque como en los días antes del diluvio estaban comiendo y bebiendo, casándose y dando en casamiento, hasta el día en que Noé entró en el arca, 39 y no entendieron hasta que vino el diluvio y se los llevó a todos, así será también la venida del Hijo del Hombre.

Fijémonos como el Mesías toma un evento del lejano pasado (más de 2200 años antes de ese momento) y lo proyecta como un anticipo del lejano futuro (a 2000 años después de ese momento).

Según Matthew Henry en su comentario Bíblico [19], Cristo aquí muestra el estado del mundo prediluviano cuando llegó el diluvio. Las personas vivían en falsa seguridad y eran descuidados; ellos no reconocieron ni creyeron en las señales dadas a ellos hasta que llegó el diluvio.

En su comentario Bíblico, Benson [20] dice: Estuvieron comiendo, bebiendo, casándose hasta que fueron sorprendidos por la lluvia a pesar de las frecuentes advertencias de Noé. Con respecto al futuro De igual manera " se dedicarán a los negocios y los placeres del mundo, sin esperar, sin pensar en esta ruina universal, hasta que les llegue..." Todas estas cosas son legítimas, pero no pueden usarse para ignorar cuando Dios llama.

Por último, con respecto a estos versículos, Gill [21] en su comentario Bíblico dice, que la humanidad estaba comiendo y bebiendo, casándose y dando en matrimonio: nada de esto es criminal en sí mismo, si se había cuidado y no se había abusado de ellos. "Es legal comer y beber, siempre que sea con moderación y no en exceso; e igual al casarse y dar en matrimonio, cuando se observan las leyes, reglas y propósitos de las mismas".

Debe entenderse la humanidad se entregó a los placeres de la vida y a los deseos de la carne, sin ninguna preocupación por el los asuntos de Dios a pesar de que Noé les había advertido. A la humanidad solo le importó vivir su vida; tener a Dios no era necesario. Vivió sin Dios y la destrucción le alcanzó.

Concluyendo

Podemos mencionar cuatros razones/condiciones sociales globales que forzó a Dios a traer el Diluvio y son:

  1. Uniones ilícitas - Yugo desigual entre creyentes y los no-creyentes
  2. La sociedad se corrompió moralmente
  3. La tierra se llenó de violencia y
  4. La sociedad se olvidó de Dios

Estas razones se nos dieron como señal de al amor y la justicia de Dios con la humanidad. La suma de estas condiciones sociales forzó a Dios intervenir pues la humanidad se podría autodestruir y el plan de salvación y redención estaba en riesgo. Ante tal escenario, Dios trajo el Diluvio y puso límite a la maldad de los hombres.

Referencias

  1. Forrunner Commentary https://www.bibletools.org/index.cfm/fuseaction/Bible.show/sVerseID/149/eVerseID/151/
  2. http://www.wordreference.com/definicion/corrupci%C3%B3n
  3. http://dle.rae.es/?id=B0dY4l3
  4. Henry, Matthew. "Complete Commentary on Genesis 6:4". "Matthew Henry Complete Commentary on the Whole Bible". https://www.studylight.org/commentaries/mhm/genesis-6.html. 1706
  5. Gill, John. "Commentary on Genesis 6:4". "The New John Gill Exposition of the Entire Bible". https://www.studylight.org/commentaries/geb/genesis-6.html. 1999.
  6. Poole, Matthew, "Commentary on Genesis 6:4". Matthew Poole's English Annotations on the Holy Bible. https://www.studylight.org/commentaries/mpc/genesis-6.html. 1685.
  7. Clarke, Adam. "Commentary on Genesis 6:4". "The Adam Clarke Commentary". https://www.studylight.org/commentaries/acc/genesis-6.html. 1832.
  8. http://www.wordreference.com/definicion/malicia
  9. http://dle.rae.es/?id=O2ZWiZ2
  10. Benson, Joseph. "Commentary on Genesis 6:4". Joseph Benson's Commentary. https://www.studylight.org/commentaries/rbc/genesis-6.html. 1857.
  11. Henry, Matthew. "Complete Commentary on Genesis 6:4". "Matthew Henry Complete Commentary on the Whole Bible". https://www.studylight.org/commentaries/mhm/genesis-6.html. 1706
  12. Gill, John. "Commentary on Genesis 6:4". "The New John Gill Exposition of the Entire Bible". https://www.studylight.org/commentaries/geb/genesis-6.html. 1999.
  13. http://www.wordreference.com/definicion/violencia
  14. http://dle.rae.es/?id=brdBvt6
  15. Jamieson, Robert, D.D.; Fausset, A. R.; Brown, David. "Commentary on Genesis 6:4". "Commentary Critical and Explanatory on the Whole Bible". https://www.studylight.org/commentaries/jfb/genesis-6.html. 1871-8.
  16. Benson, Joseph. "Commentary on Genesis 6:4". Joseph Benson's Commentary. https://www.studylight.org/commentaries/rbc/genesis-6.html. 1857.
  17. Henry, Matthew. "Complete Commentary on Genesis 6:4". "Matthew Henry Complete Commentary on the Whole Bible". https://www.studylight.org/commentaries/mhm/genesis-6.html. 1706.
  18. Ellicott, Charles John. "Commentary on Genesis 6:4". "Ellicott's Commentary for English Readers". https://www.studylight.org/commentaries/ebc/genesis-6.html. 1905.
  19. Benson, Joseph. "Commentary on Matthew 24:4". Joseph Benson's Commentary. https://www.studylight.org/commentaries/rbc/matthew-24.html. 1857.
  20. Henry, Matthew. "Matthew 24:37 Commentaries: "For the coming of the Son of Man will be just like the days of Noah". "Matthew Henry's Concise Commentary". https://biblehub.com/commentaries/matthew/24-37.htm. 1708.
  21. Gill, John. "Commentary on Matthew 24:38". "The New John Gill Exposition of the Entire Bible". https:https://www.studylight.org/commentaries/geb/matthew-24.html. 1999