Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas: porque el tiempo está cerca. Apocalipsis 1:3.

El Armagedón

{ Autor Desconocido }

Las Escrituras describen al Armagedón como la batalla final y decisiva que culmina el conflicto de los siglos entre Cristo y Satanás. Envuelve al mundo entero. El Armagedón representa el último esfuerzo de Satanás para destruir a las personas quienes se atreven a obedecer a Dios aún frente a la amenaza de tortura y muerte. Aquellos quienes no tienen la marca de la bestia se sentenciarán a muerte, y así se quitará el obstáculo mayor para Satanás reclamar al mundo como suyo.

Para esta batalla Satanás tiene un plan de recolección. Es una recolección de fuerzas diabólicas para el Armagedón: "Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos á manera de ranas: Porque son espíritus de demonios, que hacen señales, para ir á los reyes de la tierra y de todo el mundo, para congregarlos para la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso ... Y los congregó en el lugar que en hebreo se llama Armagedón." Apoc. 16:14,16. Esta recolección es para contrarrestar la recolección de los santos de Dios en el monte Sión. Joel vio sobre esto: " Juntaos y venid, gentes todas de alrededor, y congregaos: haz venir allí, oh Jehová, tus fuertes. Las gentes se despierten, y suban al valle de Josaphat: porque allí me sentaré para juzgar todas las gentes de alrededor. ...Y Jehová bramará desde Sión, y dará su voz desde Jerusalén, y temblarán los cielos y la tierra: mas Jehová será la esperanza de su pueblo, y la fortaleza de los hijos de Israel." Joel 3: 11, 12,16. Esta es otra descripción del conflicto final. "El valle de Jehoshaphat" es sólo otro título para el "lugar" de batalla. Envolverá a cada nación sobre la tierra. Será una horrible batalla entre Cristo y Satanás con los seguidores de ambos bandos.

Se describe esta guerra como la "ira de Dios". En Apocalipsis 15: 1 las siete últimas plagas son "la ira de Dios". Como el Armagedón aparece en la sexta copa de ira, esta última guerra es prueba de la ira de Dios contra los que persisten en el pecado.

El punto culminante es la llegada de "los reyes del oriente". Para entender esta profecía debemos referirnos a la experiencia de la Babilonia antigua. Seiscientos años antes de Cristo, el reino pagano de Babilonia era el gran enemigo del pueblo de Dios. Por 70 años tuvieron a los hebreos en esclavitud. Finalmente Babilonia fue derrocado por Ciro el Medo, y liberó a los hebreos. Ciro vino del este con su ejército y capturó Babilonia al desviar el río Éufrates, entrando a la ciudad por el cauce del río. Aquello que daba poder a la cuidad (el río Éufrates) se convirtió en la causa de su fin. En la revelación de Juan, el Israel espiritual (la iglesia) fue oprimida por "Babilonia la Grande" (Apocalipsis 17: 5,6). Esta Babilonia no es un reino físico, sino un sistema religioso corrupto manipulado por Satanás. Se salva el pueblo de Dios del poder de Babilonia espiritual al secarse las aguas del río Eufrates. "Y el sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Éufrates; y el agua de él se secó, para que fuese preparado el camino de los reyes del Oriente" Apocalipsis 16: 12.

Ahora, ¿qué representa el agua? "Y él me dice: Las aguas que has visto donde la ramera se sienta, son pueblos y muchedumbres y naciones y lenguas. Apocalipsis 17: 15. En este capítulo Babilonia se describe como "la grande ramera, la cual está sentada sobre muchas aguas" (Apocalipsis 17: 1) . El ángel identifica a las aguas como naciones quienes le dan apoyo a Babilonia quien persigue los santos (Apocalipsis 17:6). Así el secamiento de las aguas representa el retiro del apoyo de las personas quienes habían seguido a Babilonia. Esto será uno de los eventos últimos que pasan sólo antes de la venida de Cristo. Las personas reconocen que los han engañado, y en locura demoníaca se vuelven el uno en el otro.

Zacarías describe qué ocurre debajo la séptima plaga al llegar el Armagedón a su clímax. "Y esta será la plaga con que herirá Jehová á todos los pueblos que pelearon contra Jerusalén: la carne de ellos se disolverá estando ellos sobre sus pies, y se consumirán sus ojos en sus cuencas, y su lengua se les deshará en su boca. Y acontecerá en aquel día que habrá en ellos gran quebrantamiento de Jehová; porque trabará cada uno de la mano de su compañero, y su mano echará contra la mano de su compañero" (Zacarías 14:12,13). Juan vio que "Y los diez cuernos que viste en la bestia, éstos aborrecerán á la ramera, y la harán desolada y desnuda: y comerán sus carnes, y la quemarán con fuego:" Apocalipsis 17: 16.

Tal como para Babilonia el Eufrates se usó para destruirla, Babilonia espiritual caerá al secarse el río que la sostiene. Esto abre el paso para los "reyes del este" venir y liberar a los hijos de Dios de Babilonia.

¿Quiénes son los "reyes del este"? El este es símbolo de Dios (Mateo 24: 27, Ezequiel 43: 1, 2). Los "reyes" son la hueste celestial dirigidos por Cristo mismo en Su segunda venida que viene a buscar a sus hermanos para llevarlos consigo al Padre para siempre.

Ciro, quien liberó a Israel de las manos de Babilonia es símbolo de los "reyes del este" que liberará al Israel espiritual de Babilonia. Ciro fue llamado el "ungido" (Isa. 45:1) de Dios y "justo" (Isa. 41:2) , como Jesús, anticipando la obra redentora que hará Jesús en la batalla del Armagedón.