Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí; Juan 5:39

Las 7 trompetas y las 10 plagas de Egipto

Las siete trompetas son una respuesta a las oraciones del pueblo de Dios que se vieron antes en 8:3. Las trompetas son advertencias a la humanidad; las tres últimas (ayes) son peores que las primeras cuatro. Las primeras cuatro trompetas afectan al mundo (tierra, mar y ríos, luz); las tres últimas afectan la vida espiritual del hombre (langostas, caballos). Sólo afectan la tercera parte de la tierra, a diferencia de las copas más adelante que afectan a toda la tierra, y a diferencia de los sellos que afectan la cuarta parte de la tierra.

Pueden ser comparados a las plagas de Egipto. Estas plagas fueron dadas también en respuesta a las oraciones del pueblo de Dios y porque Faraón no quería dejar ir al pueblo de Dios para adorarlo (Ex. 9:13). De la misma forma, las trompetas pueden ser vistas como advertencias para quienes persiguen al pueblo de Dios, para que los dejen ir y lo adoren a Dios (Caird). Si siguen persiguiendo al pueblo de Dios entonces plagas peores afectarán a la humanidad (Ex. 9:14). La narración del Éxodo es un hilo conductor que atraviesa el libro de Apocalipsis.

El único lugar donde no hubo granizo fue en Gosén, donde la plaga no los dañó (Ex. 9:26). Las trompetas no dañan al pueblo de Dios que está sellado (7:2, 9:4). De la misma forma la Pascua, en donde el ángel destructor vio la sangre pasó por encima del pueblo de Dios y no mató el primogénito.

La acusación contra el hombre después de la sexta trompeta se da en Ap. 9:20: no se arrepintieron de haber adorado demonios e ídolos, y otros pecados: homicidios, hechicerías, fornicación y hurtos. Los hombres amaron más las tinieblas que la luz (Juan 3:19, Rom. 1:21). Las diez plagas de Egipto:

  1. Ex. 7:17-18, el agua del Nilo, cambiada a sangre
  2. Ex. 8:2, la plaga de las ranas
  3. Ex. 8:16, la plaga de piojos
  4. Ex. 8:21, la plaga de moscas
  5. Ex. 9:3, la plaga del ganado
  6. Ex. 9:9, la plaga del sarpullido con úlceras
  7. Ex. 9:17-18, la plaga del granizo
  8. Ex. 10:4-5, la plaga de las langostas
  9. Ex. 10:21-22, la plaga de los tres días de oscuridad
  10. Ex. 11:4-5, la plaga de la muerte de los primogénitos

Las trompetas y las copas son también similares y de nuevo nos recuerdan las plagas egipcias

Las Trompetas y las Copas Comparadas

Trompetas Copas
Primera Granizo y hielo mezclados con sangre arrojados a la tierra, los árboles y el pasto verde quemados Úlceras malignas y pestilentes sobre los que tenían la marca de la bestia y adoran su imagen
Segunda Un tercio del mar se vuelve sangre, un tercio de los seres vivos en el mar muere, un tercio de los barcos destruidos El mar se vuelve sangre, todo lo que está en el mar se muere
Tercera Un tercio de las aguas se vuelve amarga, mucha gente se muere Los ríos y las fuentes de agua se vuelven sangre
Cuarta Un tercio del día y de la noche está sin luz El sol quema a la gente con fuego
Quinta Las langostas del abismo torturan a la humanidad por cinco meses El reino se cubre de tinieblas, los hombres se muerden sus lenguas de dolor
Sexta Un tercio de la humanidad muerta por fuego, humo y azufre, es decir por la guerra Tres espíritus malos (ranas) reúnen a los reyes de la tierra para la batalla en el Gran Día de Dios en Armagedón
Séptima Fin de la era, el tiempo del juicio, relámpagos, truenos, terremotos, granizo El fin de la era, relámpagos, truenos, un gran terremoto y la plaga del granizo

Las trompetas, los sellos y las copas vienen en grupos de cuatro primeros, seguidos de un grupo más severo de tres. Note más abajo la repetición constante de un tercio con las trompetas, es decir no una destrucción completa, porque estas son advertencias a la humanidad:

  1. 1ra trompeta: (Ap. 8:7) El primer ángel tocó la trompeta, y hubo granizo y fuego mezclados con sangre, que fueron lanzados sobre la tierra; y la tercera parte de los árboles se quemó, y se quemó toda la hierba verde.
  2. 2da trompeta: (Ap. 8:8) El segundo ángel tocó la trompeta, y como una gran montaña ardiendo en fuego fue precipitada en el mar; y la tercera parte del mar se convirtió en sangre.
  3. 3ra trompeta: (Ap. 8:10) El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas.
  4. 4ta trompeta: (Ap. 8:12) El cuarto ángel tocó la trompeta, y fue herida la tercera parte del sol, y la tercera parte de la luna, y la tercera parte de las estrellas, para que se oscureciese la tercera parte de ellos, y no hubiese luz en la tercera parte del día, y asimismo de la noche.

    Los siete sellos y las siete trompetas tienen cada uno un interludio significativo entre los sextos y séptimos sello y trompeta. La visión de la gran prostituta es introducida por uno de los ángeles, que tiene una de las siete copas, como en la visión de la Nueva Jerusalén. Esto sirve para vincular a la gran prostituta con las siete copas y para contrastar la gran prostituta con la Nueva Jerusalén que es la novia de Cristo.