Escudriñad las Escrituras, porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna, y ellas son las que dan testimonio de mí; Juan 5:39

"Dios no es Dios de muertos, sino de vivos"

{ Por Michael Scheifler }

La trampa

En Mateo, Marcos y Lucas, leemos una discusión que tuvo Jesús con un grupo de saduceos, que según explica las Escrituras, no creían en la resurrección de los muertos (Mateo 22:23, Marcos 12:18, Lucas 20: 27). Los saduceos le plantean a Jesús una situación sobre una viuda que se casa con siete hermanos en secuencia, ya que cada hermano muere y según la Ley de Moisés, los hermanos tenían que tomarla por esposa para continuar el linaje del hermano muerto. Los saduceos creen que han planteado una situación imposible para Jesús contestar debido a que presumen que al resucitar la mujer sería culpable de bigamia por tener siete esposos. Veamos como Mateo presenta la trampa de los Saduceos:

  • 22:23 Aquel día llegaron á él los Saduceos, que dicen no haber resurrección, y le preguntaron,
  • 22:24 Diciendo: Maestro, Moisés dijo: Si alguno muriere sin hijos, su hermano se casará con su mujer, y despertará simiente á su hermano.
  • 22:25 Fueron pues, entre nosotros siete hermanos: y el primero tomó mujer, y murió; y no teniendo generación, dejó su mujer á su hermano.
  • 22:26 De la misma manera también el segundo, y el tercero, hasta los siete.
  • 22:27 Y después de todos murió también la mujer.
  • 22:28 En la resurrección pues, ¿de cuál de los siete será ella mujer? porque todos la tuvieron.
  • La respuesta inesperada

    Jesús le responde de la siguiente manera en el Evangelio según Mateo:

  • 22:29 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Erráis ignorando las Escrituras, y el poder de Dios.
  • 22:30 Porque en la resurrección, ni los hombres tomarán mujeres, ni las mujeres marido; mas son como los ángeles de Dios en el cielo.
  • 22:31 Y de la resurrección de los muertos, ¿no habéis leído lo que os es dicho por Dios, que dice:
  • 22:32 Yo soy el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob? Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.
  • 22:33 Y oyendo esto las gentes, estaban atónitas de su doctrina.
  • Según Marcos, Jesús le responde de la siguiente manera:

  • 12:23 En la resurrección, pues, cuando resucitaren, ¿de cuál de ellos será mujer? porque los siete la tuvieron por mujer.
  • 12:24 Entonces respondiendo Jesús, les dice: ¿No erráis por eso, porque no sabéis las Escrituras, ni la potencia de Dios?
  • 12:25 Porque cuando resucitarán de los muertos, ni se casarán, ni serán dados en casamiento, mas son como los ángeles que están en los cielos.
  • 12:26 Y de que los muertos hayan de resucitar, ¿no habéis leído en el libro de Moisés cómo le habló Dios en la zarza, diciendo: Yo soy el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob?
  • 12:27 No es Dios de muertos, mas Dios de vivos; así que vosotros mucho erráis.
  • Y Lucas lo registra de la siguiente manera:

  • 20:34 Entonces respondiendo Jesús, les dijo: Los hijos de este siglo se casan, y son dados en casamiento:
  • 20:35 Mas los que fueren tenidos por dignos de aquel siglo y de la resurrección de los muertos, ni se casan, ni son dados en casamiento:
  • 20:36 Porque no pueden ya más morir: porque son iguales á los ángeles, y son hijos de Dios, cuando son hijos de la resurrección.
  • 20:37 Y que los muertos hayan de resucitar, aun Moisés lo enseñó en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor: Dios de Abraham, y Dios de Isaac, y Dios de Jacob.
  • 20:38 Porque Dios no es Dios de muertos, mas de vivos: porque todos viven á él.
  • Fíjese que el tema de la conversación es la negación de la resurrección por los saduceos, es decir que Dios no tiene el poder para resucitar a los muertos. Como tema secundario entonces surge la falta de conocimiento de las Escrituras sobre el tema.

    En cada uno de los pasajes anteriores, para probar la gloriosa realidad lo cual es la resurrección, Jesús cita a Dios mismo cuando habló él con Moisés en Éxodo 3:6 donde dice: "Y dijo: Yo soy el Dios de tu padre, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob... " y luego añade al decir "... Dios no es Dios de muertos, sino de vivos."

    ¿De dónde viene la idea de la resurrección?

    Pero de donde sale la creencia de una resurrección? Pues de los tiempos antiguos. Aun en los tiempos de Job, se sabía del poder de Dios para levantar a los muertos. Así lo dice en Job 19, verso 25:

  • Yo sé que mi Redentor vive, Y al fin se levantará sobre el polvo:
  • El Rey David, también anticipó la resurrección final y se regocijó en él al decir en el Salmo 16:

  • 9 Alegróse por tanto mi corazón, y se gozó mi gloria: También mi carne reposará segura.
  • 10 Porque no dejarás mi alma en el sepulcro; Ni permitirás que tu santo vea corrupción.
  • Isaías, inspirado por el Espíritu Santo, vio la resurrección de los justos y dijo:

  • 26:19 Tus muertos vivirán; junto con mi cuerpo muerto resucitarán. ¡Despertad y cantad, moradores del polvo! porque tu rocío, cual rocío de hortalizas; y la tierra echará los muertos.
  • 26:20 Anda, pueblo mío, éntrate en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la ira.
  • 26:21 Porque he aquí que Jehová sale de su lugar, para visitar la maldad del morador de la tierra contra él; y la tierra descubrirá sus sangres, y no más encubrirá sus muertos.
  • El ángel Gabriel vio que la resurrección sucederá y se lo anticipó al profeta Daniel para que Daniel lo grabara en su libro en el capítulo 12.

  • 1 Y en aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está por los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fué después que hubo gente hasta entonces: mas en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallaren escritos en el libro.
  • 2 Y muchos de los que duermen en el polvo de la tierra serán despertados, unos para vida eterna, y otros para vergüenza y confusión perpetua.
  • Un error propagado

    Algunos creen que la frase "... Dios no es Dios de muertos, sino de vivos." es prueba de que el hombre no muere realmente, sino más bien su "alma" sigue viviendo después de la muerte. Sin embargo, es claro que le pregunta de los saduceos reta el poder de Dios para resucitar a los muertos. La pregunta no se refiere a cuál de los hermanos muertos le pertenece la viuda mientras yace en la tumba, sino más bien después de su resurrección, porque los saduceos suponían que la muerte es definitiva e irreversible. Citar esta conversación de Jesus y los saduceos para apoyar la idea que el ser humanos sigue vivo de alguna manera después de morir queda fuera del contexto de la conversación de Jesús y los saduceos.

    El error de los Saduceos era común en la su época y tanto era que algunos cristianos lo aceptaron. Pablo le hizo frente a esto predicando que la resurrección de los muertos es real. En 1 Corintios 15:12-14 leemos:

  • 12 Pero si se predica de Cristo que resucitó de los muertos, ¿cómo dicen algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos?
  • 13 Porque si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó.
  • 14 Y si Cristo no resucitó, vana es entonces nuestra predicación, vana es también vuestra fe”
  • A los Tesalonicenses Pablo reitera la realidad de la resurección al decirles: 

  • 1 Tesalonicenses 4:14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él.
  • La victoria del creyente sobre la muerte mediante la resurrección en Cristo es segura. La transformación de cuerpo débil y frágil a fuerte y poderoso se logra justo al regreso de Cristo con sus miles de ángeles; ellos vienen a recoger los santos redimidos vivientes y a dejar los cadáveres de los que rechazaron el perdón en Cristo y por ende la vida eterna. Así lo presenta Pablo en su primera carta a los Corintios:

  • 15:50 Esto empero digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción.
  • 15:51 He aquí, os digo un misterio: Todos ciertamente no dormiremos, mas todos seremos transformados.
  • 15:52 En un momento, en un abrir de ojo, á la final trompeta; porque será tocada la trompeta, y los muertos serán levantados sin corrupción, y nosotros seremos transformados.
  • 15:53 Porque es menester que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad.
  • 15:54 Y cuando esto corruptible fuere vestido de incorrupción, y esto mortal fuere vestido de inmortalidad, entonces se efectuará la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte con victoria.
  • 15:55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿dónde, oh sepulcro, tu victoria?
  • 15:56 Ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y la potencia del pecado, la ley.
  • 15:57 Mas á Dios gracias, que nos da la victoria por el Señor nuestro Jesucristo.
  • 15:58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es vano.
  • Pablo repite su esperanza en la resurrección al presentar el listado de los grandes héroes de la fe en Hebreos 11. A presar de todo lo que lograron todos reciben el mismo galardón, la vida eterna, en la resurrección de los santos en la Segunda Venida de Cristo.

  • 11:32 ¿Y qué más digo? porque el tiempo me faltará contando de Gedeón, de Barac, de Samsón, de Jephté, de David, de Samuel, y de los profetas:
  • 11:33 Que por fe ganaron reinos, obraron justicia, alcanzaron promesas, taparon las bocas de leones,
  • 11:34 Apagaron fuegos impetuosos, evitaron filo de cuchillo, convalecieron de enfermedades, fueron hechos fuertes en batallas, trastornaron campos de extraños.
  • 11:35 Las mujeres recibieron sus muertos por resurrección; unos fueron estirados, no aceptando el rescate, para ganar mejor resurrección;
  • 11:36 Otros experimentaron vituperios y azotes; y á más de esto prisiones y cárceles;
  • 11:37 Fueron apedreados, aserrados, tentados, muertos á cuchillo; anduvieron de acá para allá cubiertos de pieles de ovejas y de cabras, pobres, angustiados, maltratados;
  • 11:38 De los cuales el mundo no era digno; perdidos por los desiertos, por los montes, por las cuevas y por las cavernas de la tierra.
  • 11:39 Y todos éstos, aprobados por testimonio de la fe, no recibieron la promesa;
  • 11:40 Proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen perfeccionados sin nosotros.
  • ¿Qué cosa permite que la resurrección sea una realidad?

    ¡La piedra angular de nuestra resurrección es la resurrección de Cristo! Si Cristo no resucitara, nosotros tampoco lo podríamos hacer pues él es nuestra salvaguarda a la vida eterna. Esto ha hecho posible que los redimidos resuciten tal como él. Por eso Jesús podía decir en Juan 11, verso 25:

  • Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá.
  • En Juan 5:28 y 29, manifestó:
  • Vendrá hora cuando todos los que están en los sepulcros oirán su voz; y los que hicieron lo bueno, saldrán a resurrección de vida; mas los que hicieron lo malo, a resurrección de condenación.
  • Y hablando de la resucrecció, Juan 6:44 dice que la resurrección de los muertos es un acontecimiento sin igual y Cristo ha dado su palabra que él viene a resucitar a todos los seres humanos desde Adán en adelante para su juicio final.

  • Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.
  • Los muertos yacen en sus tumbas, corruptos, podridos y hechos polvo, hasta la resurrección. Los justos muertos en su resurrección se vestirán de incorrupción e inmortalidad, pero hasta entonces descansan en sus tumbas.