Alabad á Jehová, naciones todas; Pueblos todos, alabadle. Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia; Y la verdad de Jehová es para siempre. Aleluya. Salmo 117;1,2

¿Sacó Mateo algunos pasajes de las escrituras fuera de su contexto para sostener que Jesús era el Mesías?

{ Autor Desconocido }

En su evangelio, Mateo describió varios incidentes de la vida de Jesús que él reclamó como profecías cumplidas del Antiguo Testamento. Algunos no creyentes hacen "fiesta" con Mateo 2. Dicen ellos que Mateo tomaba pasajes del Antiguo Testamento fuera de contexto y los juntó para hacer uno nuevo. Veamos cada una de las citas de Mateo a la luz del Antiguo Testamento así como también en su contexto inmediato para determinar si son válidos.

La primera lectura es Mateo 2:13-15 y dice: "Y partidos ellos, he aquí el ángel del Señor aparece en sueños á José, diciendo: Levántate, y toma al niño y á su madre, y huye á Egipto, y estáte allá hasta que yo te lo diga; porque ha de acontecer, que Herodes buscará al niño para matarlo. Y él despertando, tomó al niño y á su madre de noche, y se fué á Egipto; Y estuvo allá hasta la muerte de Herodes: para que se cumpliese lo que fué dicho por el Señor, por el profeta que dijo: 'De Egipto llamé á mi Hijo'".

El problema viene cuando vemos el contexto original de este verso. Una rápida lectura de Oseas 11:1 da a entender que el profeta hablaba acerca de la nación de Israel. No parece que hay alguna insinuación mesiánica en el texto. Así que, ¿qué le dio a Mateo el derecho de reclamar que Jesús cumplió las palabras de Oseas?

El verso tiene otra perspectiva en percepción retrospectiva. Mateo sabía que Jesús era el Mesías. Él sabía que Jesús logró ser todo aquello para lo cual Dios creó al hombre. Él Lo vio como el sacrificio perfecto, el cumplimiento literal del ritual religioso. Mateo lo vio como el conquistador de la muerte. Mateo vio las semejanzas entre Israel, la nación, y Jesús. De ambos se hablaba como el hijo de Dios, el siervo escogido y de una luz a los Gentiles. Ambos se le dan responsabilidades de profeta, sacerdote y de rey.

Sin embargo Mateo también vio las diferencias entre Israel y su Hijo esperado. Como una nación, Israel había fallado repetidas veces en su llamado a ser un pueblo santo y canal para bendecir a las naciones. Por desear ser espiritualmente autosuficiente, Israel cayó bajo la opresión de Roma. Mateo bien conocía la esperanza de los mensajes de los profetas que anunciaban el día cuando Israel como una nación cumpliría su destino bajo la orden de un Rey de la familia de David (Isa. 9:6-7; 11:1-16; Jeremías 23:1-8; Ezequiel 36-48). Cuando Mateo escribió su evangelio, él creyó que estas promesas se cumplirían por Jesucristo. Él vio al carpintero de Nazaret como el Individuo que hizo todo que la nación falló en hacer. Jesús, es por lo tanto, el ideal "Israel" que experimentó algunas de las experiencias de Israel: saliendo de Egipto de niño, llevado y siendo probado en el desierto, y entonces mostrando el poder de Dios a un mundo que Lo veía.

Es significativo, desde un punto de vista neo-testamentario que, mientras Israel fue descrito al faraón como "hijo primogénito" de Dios (Éxodo 4:22) y "Mi hijo" en Oseas 11:1, Jesús fue declarado por Dios "Hijo unigénito" (Juan 3:16). Mateo por lo tanto vio a Jesús como el Hijo perfecto que alcanzaría todo que Israel, el hijo imperfecto, había fallado lograr. A causa de esto, Mateo Le podría aplicar los pasajes a Jesús, que en contexto aparentemente se refería sólo a Israel nacional.

La segunda lectura es Mateo 2:25 y dice: Y vino, y habitó en la ciudad que se llama Nazaret: para que se cumpliese lo que fué dicho por los profetas, que había de ser llamado Nazareno.

La controversia con este pasaje es que no hay una profecía en el Antiguo Testamento que indicara que el Mesías vendría de Nazaret. Esto no es un problema, si Mateo se refería a profetas no bíblicos cuyas profecías no han sobrevivido. Por otro lado, algunos eruditos cristianos han sugerido que Mateo jugaba con la similitud de la palabra hebrea nezer ("rama", "renuevo") traducidos en Isa. 11:1 y Jeremías 23:5 con la palabra griega nazoraios, aquí traducido "Nazareno".

Nazaret era una ciudad despreciada. Mire la respuesta de Natanael a la declaración de Felipe que en Jesús de Nazaret ellos habían encontrado el Mesías: "Y díjole Natanael: ¿De Nazaret puede haber algo de bueno? Dícele Felipe: Ven y ve." (Juan 1:46). Es posible, por lo tanto, que Mateo estaba pensando en las profecías de Isaías y Jeremías cuando hizo referencia a los "profetas". El "Renuevo" de David, creció en Nazaret, en un lugar que le garantizaría el desprecio de todo

Una segunda posibilidad es que usando a los "profetas" y una cita indirecta a una profecía, Mateo quería decir que al vivir Nazaret, Jesús cumplía las profecías del Antiguo Testamento de que el Mesías sería despreciado y rechazado (ve Isa. 22:6-8,13; 69:8,20-21; Isa. 11:1; 49:7; 53:2-3,8; Daniel 9:26).