Alabad á Jehová, naciones todas; Pueblos todos, alabadle. Porque ha engrandecido sobre nosotros su misericordia; Y la verdad de Jehová es para siempre. Aleluya. Salmo 117;1,2

¿Conmigo en el paraíso?

{ Autor Desconocido }

Uno de los pasajes más conocidos de las Escrituras es el relato bíblico de ladrón que se arrepintió en la Crucifixión. Este incidente ha provocado discrepancias de opiniones entre los lectores de la Biblia. Algunos creen que el ladrón entró directamente al paraíso al morir, mientras otros piensan que no. Veamos el incidente. Jesús, casi muerto, le brinda esperanza a un hombre que ha puesto su fe en Él. Los versículos controversiales dicen lo siguiente: "Y dijo a Jesús: Acuérdate de mí cuando vengas en tu reino. Entonces Jesús le contesto, Te aseguro hay, estarás conmigo en el paraíso". Todas las discrepancias surgen por dos cosas que pueden cambiar el sentido de lo que el incidente expresa. Estas cosas son 'que' y una pausa.

La Biblia como la conocemos hoy día no está como las originales escrituras. La forma moderna obtuvo su estructura gracias al Cardenal Caro, que en el año 1250 dividió la Biblia en capítulos, y a Robert Steven que en el 1550 estableció los versículos.

La duda en nuestro caso es de carácter gramatical porque en el texto original no posee comas, pausas o cualquier signo ortográfico y esta pausa brinda distintos sentidos a la oración.

Para saber qué es lo correcto, deberíamos estudiar el pasaje en concordancia con la Biblia para ver si contradice o reafirma lo dicho anteriormente en la Biblia. Con respecto al 'hoy', este se encuentra entre las siguientes dos frases: "De cierto te digo" y "conmigo estarás en el paraíso". La palabra'hoy' puede modificar a ambos, dependiendo que se desea decir; se cambia el sentido con respecto a tiempo. Dicho de otra manera: ¿Que le quiso decir Jesús al ladrón?

¿Se prometió que el ladrón estaría con El en el paraíso ese mismo día o que le daba certeza de salvación al ladrón? `paraíso' aparece 3 veces en el Nuevo Testamento, en Lucas 23 Corintios 12 y en Apocalipsis. Pablo lo presenta como sinónimo del Cielo. Juan dice que el Árbol de la vida está en medio del paraíso de Dios y a su vez asocia este árbol, la Nueva Jerusalén y el trono de Dios con el paraíso. Es evidente que en el Nuevo Testamento, el paraíso es sinónimo de Cielo.

Algunos religiosos argumentan que la pausa no existe al lado del 'hoy'. El versículo diría así: "De cierto te digo que hoy estaréis en el paraíso”. Otras personas creen que hay una pausa por una coma después de lo "hoy" y sin "que". De esta manera el versículo diría así: "De cierto te digo hoy, estaréis en el paraíso".

Si aceptamos el primero como correcto, el ladrón entró al cielo después de morir. Si aceptemos la otra opción, el ladrón aun yace en su tumba.

En la Santa Biblia Nueva Reina—Valera (1990) señala como nota: "El 'que' que aparece en algunas versiones, no se hallan en el original" (pág. 915). Dice además que la traducción literal más correcta dice "... Te aseguro hoy, estarás conmigo en el paraíso". Descartando el 'que' queda por decir si no debe o deber haber una pausa junto al "hoy". Si aceptamos la primera, chocaremos con varios versículos que niegan tal aseveración Veamos algunos de estos.

  1. Jesús no se llevó el ladrón al cielo porque Jesús muere antes que él (Juan 19:31-33).
  2. ¿Quien ha escuchado de un muerto que espera por un vivo?
  3. Jesús no ascendió al cielo porque estuvo muerto por 3 días y luego de resucitar asciende al Padre (Juan 20:17) y en ningún sitio se establece que Jesús esperó al ladrón, sino, que todo era cumplimiento de profecías antiguas.
  4. El ladrón le pide a Jesús que se acuerde de él "cuando vengas en tu reino". Es enseñanza bíblica que la vida eterna se otorga en la resurrección de los Santos (Mateo 16:27, II Timoteo 4:8).
  5. Hebreos 11:38-41 establece que todos recibirán el galardón simultáneamente. De esto no ser así, no vale la pena que haya una resurrección ya que se puede entrar directamente al a gloria celestial y disfrutar de la vida eterna. Esto a su vez estaría en abierta contradicción a la doctrina bíblica sobre el estado inconsciente de los muertos (Eclesiastés 9 :3-10,12; 12:6,7 Salmos 115 : 17 Job 14 :10-12 Juan 11:11-14; I Tesalonicenses 4 :13-18 I Timoteo 6 :13-16 ).

La otra versión se halla en plena armonía con las objeciones anteriores y todas sus implicaciones tienen bases bíblicas para apoyarlas, La primera versión pone en abierta contradicción la misma palabra de Dios.

Es obvio que Dios no tiene tendencia a contradecirse, mientras el hombre, siempre lo ha hecho. Resumiendo, la Biblia nos indica cual fue la suerte del ladrón al morir, y llegamos a la conclusión que el ladran yace aun en su tumba, esperando aquel día no muy lejano cuando regresara el Señor en gloria para cumplir su promesa con él.